domingo, 10 de agosto de 2014

Pocos colmillos, muchas púas y un genio

Buenas!

Como decía en el anterior post, una vez elegido un reglamento y conseguidas las figuras de cavernarios, lo siguiente era buscarles oponente. Quería algún mamut pero dada mi situación actual y mi aversión por los pinceles la cosa iba a ser más compleja, ya que la mayoría de mamuts de plástico no son de esta escala.

Por tanto, hice lo que todo buen wargamer en apuros hace: visitar un chino. Os recomiendo que si buscáis inspiración lo hagáis ya que es increiblemente productivo. Una vez llegados al chino, empezamos a mirar la sección de juguetes.


Un gorila... en el libro 2 hay reglas para jugar con King Kong pero... se me sale de escala...


Si no se saliese de escala ya tenía figura para hacer compañía a mi Stompy Steamy Elephant


Ahá!!! Hemos encontrado lo que buscábamos. Una bolsa con muchos dinosaurios a un coste irrisorio (1€) que nos vale tanto para jugar con nuestro sobrino como para jugar nosotros. Dentro de la bolsa lo más aprovechable por tamaño es un Estegosaurio, pero los demás tendrán utilidad pronto.

Lo siguiente que hemos de hacer es adquirir reglas para medir. En este caso el juego está diseñado para 15mm, por lo que al multiplicar por 2 las medidas nos salen: 10, 16, 20, 30. Lo más cercano que tenía a esos tamaños eran unas reglas de SAGA, así que me decidí a usarlas como reglas para medir.


Finalmente, teniendo ya todo lo que hace falta para jugar me percaté de que no tenía dados (un wargamer sin dados... vaya jugón de m***** que soy) y ahí entra el genial Sir_Gragon, que me dijo: "Un tazón y 6 papelitos del 1 al 6 y ya tienes dados". Ahora recuerdo por qué me cae tan cojonudísimamente bien :D


Con esto tenemos ya el combinado perfecto para jugar una partida salvo... por la escenografía!!. Un buen jugón siempre tiene restos de matrices cerca así que con un toque maestro he apañado algo que no ha quedado tan mal como pensaba... Cuestión de ponerlo en bases y pintarlo de gris y ya tenemos pequeños montículos de rocas afiladas.


En el próximo capítulo, para no alargarme demasiado, el informe de batalla.